Está claro que lo que queremos es tener la tanto el cabello, como su cuero cabelludo, lo más sano posible, pero nuestras necesidades son distintas. Por eso es importante conocerlos, tener en cuenta nuestros hábitos, estilo de vida y de qué manera influyen en ella. Cada producto Lush tiene una fórmula única compuesta de ingredientes fabulosos y cuidadosamente seleccionados para tener su efecto sobre tu melena.

El uso de aceites y mantecas es muy necesario en un pelo rizado, ya que al sebo le resulta más difícil deslizarse por los rizos, lo que significa que el pelo está más seco y es más vulnerable. Con estos ingredientes ayudaremos a suavizar cada mechón, ayudando a conseguir un cabello más flexible.

Paso 1. Pre-tratamiento: tratamiento de aceite caliente Damaged. El aceite de palta, profundamente hidratante, proporciona una gran hidratación, mientras que el aceite de oliva extra virgen es un potente antioxidante que previene la rotura del cabello, ayudando a que las fibras se mantengan fuertes. Derrítelo en una taza con 250 ml de agua hirviendo y remuévelo hasta crear una crema de consistencia espesa. Deja que se enfríe durante cinco minutos y luego aplícalo sobre el cabello seco. Deja que actúe durante 20 minutos y cubre el pelo con un gorro de ducha o un Knot Wrap. Esto ayudará a retener el calor, lo que permitirá que el tratamiento de hidratación penetre mejor en el cabello. Enjuaga y lávalo como siempre.

Si los peinados protectores (peinados que reducen la continua manipulación de los rizos) están afectando a tu cuero cabelludo, tal vez puedas optar por alternar las trenzas con tu cabello natural. El tratamiento para raíces Roots contiene infusión de menta fresca, aceite de menta y hierbabuena para aumentar el flujo sanguíneo en el cuero cabelludo y nutrir los folículos pilosos. Aplica este tratamiento sobre el cabello seco, centrándote en la raíz. Déjalo actuar durante 20 minutos y después sigue tu rutina de lavado habitual.

Paso 2. Lavado: Fairly Traded Honey. ¡La miel es un humectante que atrae y retiene la humedad de la atmósfera en el cabello! Este champú se encarga de limpiar el cabello en profundidad y eliminar la acumulación de cualquier producto en la piel, refrescando así el cuero cabelludo, mientras lo mantiene hidratado. Extiende directamente sobre el cabello húmedo y trabájalo con un masaje. Para terminar, enjuaga bien antes de acondicionarlo como de costumbre.

Utiliza el método Co-Wash -o lavar el pelo con acondicionador- para una limpieza más suave. Avocado Co-Wash es un producto hidratante y acondicionador, cargado de manteca de cupuacú y palta. Entre sus ingredientes hay también infusión de rosa, lavanda y ortiga, que ayuda a mantener el cuero cabelludo en perfectas condiciones.

Humedece el producto y trabájalo entre las manos secas hasta que empiece a hacer espuma. Añade más agua si es necesario y aplica el producto en el cabello. Para asegurar que el cuero cabelludo y el cabello están completamente limpios, repite el proceso dos o más veces. Enjuaga el cabello a fondo para asegurar que no queden residuos.

Paso 3. Acondicionador: Glory. El aceite de ricino se desliza hasta las puntas de cada fibra capilar, aportando hidratación y definición durante todo el día; mientras que la okra fresca, rica en magnesio, engrosa y da volumen al cabello. Con crema de coco, y una dosis doble de ingredientes antiestáticos, este acondicionador alisa las cutículas del cabello para conseguir un aspecto suave y brillante. Después del lavado, retira el exceso de agua antes de aplicar la cantidad deseada de este producto en el cabello y el cuero cabelludo. Para acabar, desenreda tu melena y enjuaga como de costumbre.

El método LOC

El método L.O.C. -que son las siglas en inglés de líquido, aceite y crema- se utiliza para hidratar en profundidad y conseguir un pelo sano. Después de lavar el cabello, se aplica un producto líquido sin enjuague a base de agua. Después, se fija la hidratación con aceite y, por último, se utiliza una crema para definir y sellar.

Esta técnica puede ser especialmente útil para los cabellos afro y rizados, debido al aumento del potencial de puntos de rotura en la fibra capilar que experimentan. También algunos estilos protectores, como las trenzas, pueden ejercer más presión sobre la fibra capilar y producir más rotura del cabello.

Paso 4. L: Super Milk. Este spray acondicionador está cargado de leches de coco, almendras y avena, que suavizan el cabello aportando definición y mejorando el estado de la cutícula. Divide el pelo húmedo en cuatro secciones, luego pulveriza Super Milk y desenreda con un peine de dientes anchos. Lo ideal es empezar por las puntas e ir subiendo hasta las raíces.

Paso 5. O: Revive, sin duda un best seller, este tratamiento sin enjuague fue creado para peinar, hidratar y evitar que el cabello se seque, o se vea sin vida. Lo puedes aplicar sobre el cabello seco en las puntas y largos, el resultado será un cabello dócil, suave y agradable al tacto. O sobre cabello húmedo, para definir rizos y controlar el frizz si tu pelo es crespo. Está lleno de aceites acondicionadores para el cabello, leche de avena, aceite de oliva, aceite de coco, mantequilla de palta, aceite de jojoba y cera candellia. También puedes usar Renee’s Shea Soufflé una verdadera delicia para el cabello y el cuero cabelludo que suaviza y fortalece el pelo con aceites hidratantes de palta y almendras.

Paso 6. C: Curl Power. La manteca de cacao se combina con los aceites de argán, coco y jojoba para hidratar y proteger cada mechón. Evita el pelo seco con la ayuda de la melaza, un humectante natural que deja el cabello con un aspecto brillante y saludable.

Paso 7. Elige tu peinado protector favorito o simplemente deja el pelo en su forma natural. Después, deja que estos productos protejan e hidraten tu cabello.

 

¿Te sientes inspirada? Encuentra aquí lo esencial para el cuidado del cabello y sigue al equipo de HairLab en Instagram para obtener más consejos y sugerencias.

← Volver a todos los articulos
Articulos

Rutina capilar para cabellos rizados y afro

El uso de aceites y mantecas es muy necesario en un pelo rizado, ya que al sebo le resulta más difícil deslizarse por los rizos, lo que significa que el pelo está más seco y es más vulnerable. Con estos ingredientes ayudaremos a suavizar cada mechón, ayudando a conseguir un cabello más flexible.

Paso 1. Pre-tratamiento: tratamiento de aceite caliente Damaged. El aceite de palta, profundamente hidratante, proporciona una gran hidratación, mientras que el aceite de oliva extra virgen es un potente antioxidante que previene la rotura del cabello, ayudando a que las fibras se mantengan fuertes. Derrítelo en una taza con 250 ml de agua hirviendo y remuévelo hasta crear una crema de consistencia espesa. Deja que se enfríe durante cinco minutos y luego aplícalo sobre el cabello seco. Deja que actúe durante 20 minutos y cubre el pelo con un gorro de ducha o un Knot Wrap. Esto ayudará a retener el calor, lo que permitirá que el tratamiento de hidratación penetre mejor en el cabello. Enjuaga y lávalo como siempre.

Si los peinados protectores (peinados que reducen la continua manipulación de los rizos) están afectando a tu cuero cabelludo, tal vez puedas optar por alternar las trenzas con tu cabello natural. El tratamiento para raíces Roots contiene infusión de menta fresca, aceite de menta y hierbabuena para aumentar el flujo sanguíneo en el cuero cabelludo y nutrir los folículos pilosos. Aplica este tratamiento sobre el cabello seco, centrándote en la raíz. Déjalo actuar durante 20 minutos y después sigue tu rutina de lavado habitual.

Paso 2. Lavado: Fairly Traded Honey. ¡La miel es un humectante que atrae y retiene la humedad de la atmósfera en el cabello! Este champú se encarga de limpiar el cabello en profundidad y eliminar la acumulación de cualquier producto en la piel, refrescando así el cuero cabelludo, mientras lo mantiene hidratado. Extiende directamente sobre el cabello húmedo y trabájalo con un masaje. Para terminar, enjuaga bien antes de acondicionarlo como de costumbre.

Utiliza el método Co-Wash -o lavar el pelo con acondicionador- para una limpieza más suave. Avocado Co-Wash es un producto hidratante y acondicionador, cargado de manteca de cupuacú y palta. Entre sus ingredientes hay también infusión de rosa, lavanda y ortiga, que ayuda a mantener el cuero cabelludo en perfectas condiciones.

Humedece el producto y trabájalo entre las manos secas hasta que empiece a hacer espuma. Añade más agua si es necesario y aplica el producto en el cabello. Para asegurar que el cuero cabelludo y el cabello están completamente limpios, repite el proceso dos o más veces. Enjuaga el cabello a fondo para asegurar que no queden residuos.

Paso 3. Acondicionador: Glory. El aceite de ricino se desliza hasta las puntas de cada fibra capilar, aportando hidratación y definición durante todo el día; mientras que la okra fresca, rica en magnesio, engrosa y da volumen al cabello. Con crema de coco, y una dosis doble de ingredientes antiestáticos, este acondicionador alisa las cutículas del cabello para conseguir un aspecto suave y brillante. Después del lavado, retira el exceso de agua antes de aplicar la cantidad deseada de este producto en el cabello y el cuero cabelludo. Para acabar, desenreda tu melena y enjuaga como de costumbre.

El método LOC

El método L.O.C. -que son las siglas en inglés de líquido, aceite y crema- se utiliza para hidratar en profundidad y conseguir un pelo sano. Después de lavar el cabello, se aplica un producto líquido sin enjuague a base de agua. Después, se fija la hidratación con aceite y, por último, se utiliza una crema para definir y sellar.

Esta técnica puede ser especialmente útil para los cabellos afro y rizados, debido al aumento del potencial de puntos de rotura en la fibra capilar que experimentan. También algunos estilos protectores, como las trenzas, pueden ejercer más presión sobre la fibra capilar y producir más rotura del cabello.

Paso 4. L: Super Milk. Este spray acondicionador está cargado de leches de coco, almendras y avena, que suavizan el cabello aportando definición y mejorando el estado de la cutícula. Divide el pelo húmedo en cuatro secciones, luego pulveriza Super Milk y desenreda con un peine de dientes anchos. Lo ideal es empezar por las puntas e ir subiendo hasta las raíces.

Paso 5. O: Revive, sin duda un best seller, este tratamiento sin enjuague fue creado para peinar, hidratar y evitar que el cabello se seque, o se vea sin vida. Lo puedes aplicar sobre el cabello seco en las puntas y largos, el resultado será un cabello dócil, suave y agradable al tacto. O sobre cabello húmedo, para definir rizos y controlar el frizz si tu pelo es crespo. Está lleno de aceites acondicionadores para el cabello, leche de avena, aceite de oliva, aceite de coco, mantequilla de palta, aceite de jojoba y cera candellia. También puedes usar Renee’s Shea Soufflé una verdadera delicia para el cabello y el cuero cabelludo que suaviza y fortalece el pelo con aceites hidratantes de palta y almendras.

Paso 6. C: Curl Power. La manteca de cacao se combina con los aceites de argán, coco y jojoba para hidratar y proteger cada mechón. Evita el pelo seco con la ayuda de la melaza, un humectante natural que deja el cabello con un aspecto brillante y saludable.

Paso 7. Elige tu peinado protector favorito o simplemente deja el pelo en su forma natural. Después, deja que estos productos protejan e hidraten tu cabello.

 

¿Te sientes inspirada? Encuentra aquí lo esencial para el cuidado del cabello y sigue al equipo de HairLab en Instagram para obtener más consejos y sugerencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *