¿Tienes una barra de masaje favorita pero necesitas algunos consejos para mejorar la técnica a la hora de dar masajes? Pues no busques más, porque los especialistas del spa de Lush te traen cinco consejos para el masaje de espaldas y hombros perfecto.

Paso 1

El primer paso para crear un masaje realmente relajante es el ambiente. Asegúrate de que el lugar en el que estás sea cálido y que no tenga distracciones. Apaga el teléfono y el computador, y céntrate solo en la persona a la que le vas a dar el masaje. Enciende alguna que otra vela aromática para crear una buena atmósfera.

 

Paso 2

Agarra tu barra de masaje favorita y caliéntala entre las manos para que se derritan las mantecas y los aceites; la idea es que te queden las manos resbaladizas. Desliza la barrita por los hombros hasta que puedas distribuir cómodamente los aceites por la piel usando las manos.

 

Paso 3

Tómate tu tiempo mientras trabajas en los hombros y el cuello. Usa ambas manos para recorrer toda la espalda; haz lo mismo alrededor de los hombros para crear un flujo de calidez. Esta técnica se llama effleurage (un rozamiento ligero, en español) y calentará el tejido cutáneo y los músculos de forma efectiva.

 

Paso 4

Con una mano sobre la otra, haz un ocho alrededor de la parte baja de la espalda para eliminar la tensión y llevar sangre a los músculos. Si la persona tiene problemas en la parte baja de la espalda, como ciática, puedes eliminar la tensión de esa zona poniendo una toalla debajo del estómago para elevar a la persona ligeramente.

 

Paso 5

Trabaja el cuello y el cuero cabelludo también pero con los dedos, usando movimientos circulares, tal como si le estuvieras lavando el pelo con shampoo. Así, se alivianan sus preocupaciones y le ayudarás a desconectar.

 

¿Qué tal? También puedes leer más aquí sobre los beneficios de los masajes y aquí sobre cómo añadir un masaje de pies a tu repertorio.

 

← Volver a todos los articulos
Articulos

Cómo hacer un buen masaje de espalda y hombros

Paso 1

El primer paso para crear un masaje realmente relajante es el ambiente. Asegúrate de que el lugar en el que estás sea cálido y que no tenga distracciones. Apaga el teléfono y el computador, y céntrate solo en la persona a la que le vas a dar el masaje. Enciende alguna que otra vela aromática para crear una buena atmósfera.

 

Paso 2

Agarra tu barra de masaje favorita y caliéntala entre las manos para que se derritan las mantecas y los aceites; la idea es que te queden las manos resbaladizas. Desliza la barrita por los hombros hasta que puedas distribuir cómodamente los aceites por la piel usando las manos.

 

Paso 3

Tómate tu tiempo mientras trabajas en los hombros y el cuello. Usa ambas manos para recorrer toda la espalda; haz lo mismo alrededor de los hombros para crear un flujo de calidez. Esta técnica se llama effleurage (un rozamiento ligero, en español) y calentará el tejido cutáneo y los músculos de forma efectiva.

 

Paso 4

Con una mano sobre la otra, haz un ocho alrededor de la parte baja de la espalda para eliminar la tensión y llevar sangre a los músculos. Si la persona tiene problemas en la parte baja de la espalda, como ciática, puedes eliminar la tensión de esa zona poniendo una toalla debajo del estómago para elevar a la persona ligeramente.

 

Paso 5

Trabaja el cuello y el cuero cabelludo también pero con los dedos, usando movimientos circulares, tal como si le estuvieras lavando el pelo con shampoo. Así, se alivianan sus preocupaciones y le ayudarás a desconectar.

 

¿Qué tal? También puedes leer más aquí sobre los beneficios de los masajes y aquí sobre cómo añadir un masaje de pies a tu repertorio.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.