Los ingredientes exfoliantes naturales ayudan a mantener la piel suave y resplandeciente.

Una exfoliación suave y regular hace brillar la piel durante todo el año. La razón es sencilla: en el rostro se acumulan pieles muertas, aceites naturales, maquillaje y la suciedad del día a día. Esta combinación acaba obstruyendo los poros y, al eliminarla, el cutis vuelve a tener un aspecto limpio y luminoso.

“Nuestra piel se renueva constantemente, creando nuevas células y desechando las antiguas; al exfoliarla facilitamos este proceso, eliminando la capa superior de células muertas y dejando al descubierto la piel nueva”, explica Sophie Rae-Martin, del equipo Lush Spa.

Además de limpiar la piel, dejándola más suave, la exfoliación también ayuda a que la crema hidratante se absorba mejor y, por tanto, a que el maquillaje quede más uniforme (en caso de llevarlo).

¡Da la cara!

No es necesario usar un exfoliante todos los días (a no ser que la piel lo pida); lo mejor es descubrir que demanda el rostro para equilibrarlo y encontrar la rutina ideal. A veces la solución está en cambiar pequeños gestos, como la forma en la que retiramos el limpiador, para hacerlo de una manera más suave se puede utilizar una tela de franela o muselina con un poco de agua templada. Este truco funciona genial con el desmaquillante Ultrabland.

Algunas limpiadoras de Lush tienen ingredientes que son exfoliantes naturales, lo que las hace más recomendables para usar a diario, y quitarse dos tareas de un plumazo: limpiar y exfoliar. Herbalism contiene arroz y almendras molidas; Dark Angels está hecha de carbón y azúcar moreno; y Let The Good Times Roll está repleta de polenta, que ayuda a mantener la piel limpia y suave.

Pero, sin lugar a dudas, la mascarilla con más poder exfoliante es Mask of Magnaminty, una combinación multiusos de ingredientes que limpian, calman y unifican la piel; es de fácil aplicación y, al retirarla, las semillas de onagra y las judías aduki exfolian suavemente., una combinación multiusos de ingredientes que limpian, calman y unifican la piel; es de fácil aplicación y, al retirarla, las semillas de onagra y las judías aduki exfolian suavemente. Otras opciones de mascarilla que tenemos disponibles: son Beauty Sleep llena de lavanda que calma y suaviza la piel, también tenemos disponible Cup o’ Coffee, llena de café

Para una exfoliación profunda, Ocean Salt es el indicado. Limones maceradas en vodka, pomelo y montones de sal son la base de este estimulante exfoliante facial y corporal. La sal marina es rica en minerales y es perfecta para eliminar células muertas.

“Tanto los exfoliante de textura arenosa, como los que tienen poder enzimático proporcionan un cuidado suave. Los dos dan resultados increíbles, lo único necesario es elegir cual es el mejor para tu piel”, afirma Sophie.

Esta exfoliación no termina aquí

Además de la cara, hay otras zonas del cuerpo que también necesitan una buena dosis de exfoliación, como los codos o las rodillas.

“Al exfoliar el cuerpo, la piel queda suave y con un aspecto más fresco y uniforme”, explica Sophie, que también añade que “la exfoliación impide que se enquiste el vello y mejora la circulación sanguínea”.

Si no quieres perder tiempo y prefieres dejar dos tareas hechas, prueba Rub Rub Rub, un gel exfoliante que puedes masajear en la piel antes de entrar en la ducha; hace la misma espuma que un gel normal y deja la piel suave como la de un bebé.

Y para conseguir una piel suave al tiempo que exfolias el cuerpo, la mejor opción es Scrubee, que tiene miel hidratante y manteca de cacao para nutrir en profundidad; además de cáscara de coco y almendras molidas para un efecto delicado, pero efectivo.

Hay tantas posibilidades que lo difícil es escoger solo uno, pruébalos todos

Añade “El toque” de exfoliación a tu rutina facial y corporal diaria

← Volver a todos los articulos
Articulos

¡La importancia de los exfoliantes en tus rutinas!

Una exfoliación suave y regular hace brillar la piel durante todo el año. La razón es sencilla: en el rostro se acumulan pieles muertas, aceites naturales, maquillaje y la suciedad del día a día. Esta combinación acaba obstruyendo los poros y, al eliminarla, el cutis vuelve a tener un aspecto limpio y luminoso.

“Nuestra piel se renueva constantemente, creando nuevas células y desechando las antiguas; al exfoliarla facilitamos este proceso, eliminando la capa superior de células muertas y dejando al descubierto la piel nueva”, explica Sophie Rae-Martin, del equipo Lush Spa.

Además de limpiar la piel, dejándola más suave, la exfoliación también ayuda a que la crema hidratante se absorba mejor y, por tanto, a que el maquillaje quede más uniforme (en caso de llevarlo).

¡Da la cara!

No es necesario usar un exfoliante todos los días (a no ser que la piel lo pida); lo mejor es descubrir que demanda el rostro para equilibrarlo y encontrar la rutina ideal. A veces la solución está en cambiar pequeños gestos, como la forma en la que retiramos el limpiador, para hacerlo de una manera más suave se puede utilizar una tela de franela o muselina con un poco de agua templada. Este truco funciona genial con el desmaquillante Ultrabland.

Algunas limpiadoras de Lush tienen ingredientes que son exfoliantes naturales, lo que las hace más recomendables para usar a diario, y quitarse dos tareas de un plumazo: limpiar y exfoliar. Herbalism contiene arroz y almendras molidas; Dark Angels está hecha de carbón y azúcar moreno; y Let The Good Times Roll está repleta de polenta, que ayuda a mantener la piel limpia y suave.

Pero, sin lugar a dudas, la mascarilla con más poder exfoliante es Mask of Magnaminty, una combinación multiusos de ingredientes que limpian, calman y unifican la piel; es de fácil aplicación y, al retirarla, las semillas de onagra y las judías aduki exfolian suavemente., una combinación multiusos de ingredientes que limpian, calman y unifican la piel; es de fácil aplicación y, al retirarla, las semillas de onagra y las judías aduki exfolian suavemente. Otras opciones de mascarilla que tenemos disponibles: son Beauty Sleep llena de lavanda que calma y suaviza la piel, también tenemos disponible Cup o’ Coffee, llena de café

Para una exfoliación profunda, Ocean Salt es el indicado. Limones maceradas en vodka, pomelo y montones de sal son la base de este estimulante exfoliante facial y corporal. La sal marina es rica en minerales y es perfecta para eliminar células muertas.

“Tanto los exfoliante de textura arenosa, como los que tienen poder enzimático proporcionan un cuidado suave. Los dos dan resultados increíbles, lo único necesario es elegir cual es el mejor para tu piel”, afirma Sophie.

Esta exfoliación no termina aquí

Además de la cara, hay otras zonas del cuerpo que también necesitan una buena dosis de exfoliación, como los codos o las rodillas.

“Al exfoliar el cuerpo, la piel queda suave y con un aspecto más fresco y uniforme”, explica Sophie, que también añade que “la exfoliación impide que se enquiste el vello y mejora la circulación sanguínea”.

Si no quieres perder tiempo y prefieres dejar dos tareas hechas, prueba Rub Rub Rub, un gel exfoliante que puedes masajear en la piel antes de entrar en la ducha; hace la misma espuma que un gel normal y deja la piel suave como la de un bebé.

Y para conseguir una piel suave al tiempo que exfolias el cuerpo, la mejor opción es Scrubee, que tiene miel hidratante y manteca de cacao para nutrir en profundidad; además de cáscara de coco y almendras molidas para un efecto delicado, pero efectivo.

Hay tantas posibilidades que lo difícil es escoger solo uno, pruébalos todos

Añade “El toque” de exfoliación a tu rutina facial y corporal diaria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *