Mes del Orgullo 2021: Algunos datos para tener en cuenta para promover de mejor manera la igualdad y evitar la discriminación en nuestra sociedad. #LoveisLove #OrgulloLush

En 69 países, la homosexualidad es un delito. En 11, puede suponer una sentencia de muerte.

En ningún país existe igualdad plena para lesbianas, gays, bisexuales o transexuales.

Millones de personas viven en países en los que, para vivir de forma abierta su sexualidad, deberán sacrificar su familia, libertad, seguridad o dignidad.

Consulta el mapa ILGA más reciente y si deseas participar activamente, visita la web y súmate a Fundación Iguales

Parece que todo va mejor que nunca en relación con los derechos de la comunidad LGBTQ+. ¿No es así? Pero la verdad es que aún falta mucho por avanzar. En muchas regiones, si bien se aprecian avances legislativos en temas anti-discriminatorios, aún existe un déficit dentro de otras materias que propicien la igualdad.

En algunas zonas del mundo, las iniciativas por la igualdad han conseguido enormes avances en los últimos años. Sin embargo, en otros lugares se está produciendo un retroceso. Por ejemplo, en el caso de Indonesia, donde el 2018, pasó a clasificar la homosexualidad como “trastorno mental”, o como el caso de Malasia donde entidades gubernamentales han respaldado y promovido la “terapia de conversión”. En muchos de estos lugares, han aumentado las sentencias de prisión para LGBTQ+ y aquellas personas que los apoyan. Además de la criminalización, se han producido avances y retrocesos en los temas relacionados con la igualdad en el entorno de la familia, la libertad de expresión y la protección frente a la discriminación.

Familia
En 29 países del mundo existe matrimonio para parejas del mismo sexo con igualdad de derechos completa, lo cual es un gran triunfo. En más de una docena de países la legislación ampara a LGBTQ+ y sus familias en diversas cuestiones, como las uniones civiles, las parejas de hecho y la adopción conjunta o de hijos de la pareja por parte de personas del mismo sexo. Sin estas medidas de protección, las familias de lesbianas, gays, bisexuales o transexuales no reciben reconocimiento completo y pueden romperse. En Chile estamos en proceso aún respecto a esta materia, y aún falta un gran camino por avanzar en esa dirección.

Expresión
En diversos países, como es el caso de Polonia y Rusia, se han decretado resoluciones municipales e incluso se han aprobado leyes de propaganda para evitar que lesbianas, gays, bisexuales y transexuales, así como cualquier persona que los respalde, puedan crear organizaciones de apoyo. Estas leyes permiten la censura de prensa, el cierre de organizaciones de LGBTQ+ y la prohibición del debate público. Así mismo, Rusia aprobó una vergonzosa ley de “propaganda” anti-homosexualidad, por la cual se multa o arresta a las personas que hablen públicamente sobre los problemas de las personas lesbianas, gays, bisexuales o transexuales. En otros países se está considerando la posibilidad de aprobar leyes o proyectos de ley similares. Afortunadamente, en el caso de Chile, existen las sanciones respecto a actos discriminatorios, los que son penados socialmente e incluso pueden serlo legislativamente.

Discriminación
En 81 países existen normativas para evitar que lesbianas, gays y bisexuales puedan perder sus trabajos a causa del género de la persona a quién aman; sin embargo, sólo en 11 de ellos la constitución protege a las personas de la discriminación basada en su orientación sexual. Este tipo de discriminación muchas veces obliga a las personas de la comunidad LGBTQ+ a vivir ocultos y, en muchas ocasiones, a enfrentarse a condiciones de extrema pobreza. En algunos países, se debaten en la actualidad leyes para prohibir este tipo de discriminación en los lugares de trabajo. En el caso de las personas transgénero muchas veces afrontan una discriminación y violencia desproporcionadas. Cada 16 horas muere una persona transexual en el mundo. En muchos países, como es el caso de Bélgica, Bulgaria, República Checa, Finlandia, Grecia entre otros, las personas que desean cambiar de sexo legalmente deben esterilizarse. Sin embargo, en algunos países, como India, se está comenzando a reconocer a las personas con diferentes identidades sexuales y a concederles ciudadanía completa.

Hace algunos años, Lush trabajó junto a la organización All Out a nivel internacional, y con Fundación Iguales en Chile, en una campaña masiva para crear conciencia respecto a que ser gay era considerado un crimen en más de 70 países. De la mano, se creó el jabón AMOR con la leyenda #GayIsOK, buscando alcanzar una meta de 10 millones de publicaciones individuales con el #GayisOk, meta que se alcanzó en 24 horas, y con la venta del jabón se pudo apoyar con recursos a diferentes organicaciones LGTB+ alrededor del mundo. En Chile, se obtuvo una gran participación y la campaña fue muy visible, sin embargo, en algunos países donde Lush está presente, no se pudo realizar la campaña.

El jabón AMOR hubiese sido ilegal en varios países, al retratar la homosexualidad bajo un punto de vista positivo. Por ejemplo, si lo hubiésemos comercializado en Rusia, no habríamos podido evitar que lo vieran los menores de 18 años, por lo que hubiese sido ilegal de acuerdo con las duras leyes de propaganda anti-homosexualidad de este país.

Alrededor de 80 tiendas de todo el mundo no pudieron participar, debido a la legislación anti-homosexualidad de sus países.  El hecho de que un sencillo jabón pueda llegar a ser ilegal en algunos países tan solo porque lleva el mensaje #GayIsOK constituye un ejemplo práctico de la discriminación y falta de derechos que sufre la comunidad LGBTQ+.

En cuanto nos dimos cuenta de que el jabón AMOR era ilegal, nos quedamos pensando “¿Y si tu amor fuera ilegal?”…

Avances locales

Mirando el lado positivo, en Chile, hemos visto avances, como es la Ley antidiscriminación, que fue aprobada en julio de 2012, tras 7 años en tramitación, para instaurar un mecanismo judicial que permita restablecer eficazmente el imperio del derecho cuando se cometa un acto de discriminación. También en 2019, se promulga la Ley de Identidad de Género que permite a las personas trans adecuar sus documentos de identificación para que estén acordes con su identidad de género, al permitirles el cambio de su nombre y sexo registral.

También se dio un paso adelante en el reconocimiento de los derechos de la comunidad LGTBQ+, dentro de la ley de unión civil. Sin embargo, aún queda un largo camino por recorrer. De acuerdo a las últimas encuestas de opinión en el país realizadas por Fundación Iguales, el apoyo ciudadano al matrimonio igualitario ha ido en aumento durante los últimos años, llegando a alcanzar un 72%  de aprobación, con un 65% de aprobación a la adopción homoparental. Estas cifras de apoyo son alentadoras, para llegar a ser una sociedad encaminada a la igualdad. Ahora falta que esta ley se apruebe después de estar durante años en tramitación legislativa, manteniendo a muchas familias carentes de total protección y tranquilidad.

Tal como en toda sociedad, dentro de nuestra comunidad tenemos muchos miembros que son parte de la comunidad LGTBQ+, por eso queremos festejar en conjunto el mes del orgullo 2021, e invitarles a ser parte de nuestra campaña #LoveisLove con todo el #OrgulloLush y contarle a quienes aún tengan dudas, por qué el amor es amor. Si deseas participar activamente, visita la web y súmate a Fundación Iguales

¡Feliz mes del orgullo!

 

Datos y cifras fueron obtenidos del informe Homofobia de Estado 2020: Actualización del Panorama Global de la Legislación (Ginebra; ILGA, diciembre de 2020). Así como también de Fundación Iguales y la encuesta Cadem 2021.

← Volver a todos los articulos
Articulos

Mes del Orgullo 2021

En 69 países, la homosexualidad es un delito. En 11, puede suponer una sentencia de muerte.

En ningún país existe igualdad plena para lesbianas, gays, bisexuales o transexuales.

Millones de personas viven en países en los que, para vivir de forma abierta su sexualidad, deberán sacrificar su familia, libertad, seguridad o dignidad.

Consulta el mapa ILGA más reciente y si deseas participar activamente, visita la web y súmate a Fundación Iguales

Parece que todo va mejor que nunca en relación con los derechos de la comunidad LGBTQ+. ¿No es así? Pero la verdad es que aún falta mucho por avanzar. En muchas regiones, si bien se aprecian avances legislativos en temas anti-discriminatorios, aún existe un déficit dentro de otras materias que propicien la igualdad.

En algunas zonas del mundo, las iniciativas por la igualdad han conseguido enormes avances en los últimos años. Sin embargo, en otros lugares se está produciendo un retroceso. Por ejemplo, en el caso de Indonesia, donde el 2018, pasó a clasificar la homosexualidad como “trastorno mental”, o como el caso de Malasia donde entidades gubernamentales han respaldado y promovido la “terapia de conversión”. En muchos de estos lugares, han aumentado las sentencias de prisión para LGBTQ+ y aquellas personas que los apoyan. Además de la criminalización, se han producido avances y retrocesos en los temas relacionados con la igualdad en el entorno de la familia, la libertad de expresión y la protección frente a la discriminación.

Familia
En 29 países del mundo existe matrimonio para parejas del mismo sexo con igualdad de derechos completa, lo cual es un gran triunfo. En más de una docena de países la legislación ampara a LGBTQ+ y sus familias en diversas cuestiones, como las uniones civiles, las parejas de hecho y la adopción conjunta o de hijos de la pareja por parte de personas del mismo sexo. Sin estas medidas de protección, las familias de lesbianas, gays, bisexuales o transexuales no reciben reconocimiento completo y pueden romperse. En Chile estamos en proceso aún respecto a esta materia, y aún falta un gran camino por avanzar en esa dirección.

Expresión
En diversos países, como es el caso de Polonia y Rusia, se han decretado resoluciones municipales e incluso se han aprobado leyes de propaganda para evitar que lesbianas, gays, bisexuales y transexuales, así como cualquier persona que los respalde, puedan crear organizaciones de apoyo. Estas leyes permiten la censura de prensa, el cierre de organizaciones de LGBTQ+ y la prohibición del debate público. Así mismo, Rusia aprobó una vergonzosa ley de “propaganda” anti-homosexualidad, por la cual se multa o arresta a las personas que hablen públicamente sobre los problemas de las personas lesbianas, gays, bisexuales o transexuales. En otros países se está considerando la posibilidad de aprobar leyes o proyectos de ley similares. Afortunadamente, en el caso de Chile, existen las sanciones respecto a actos discriminatorios, los que son penados socialmente e incluso pueden serlo legislativamente.

Discriminación
En 81 países existen normativas para evitar que lesbianas, gays y bisexuales puedan perder sus trabajos a causa del género de la persona a quién aman; sin embargo, sólo en 11 de ellos la constitución protege a las personas de la discriminación basada en su orientación sexual. Este tipo de discriminación muchas veces obliga a las personas de la comunidad LGBTQ+ a vivir ocultos y, en muchas ocasiones, a enfrentarse a condiciones de extrema pobreza. En algunos países, se debaten en la actualidad leyes para prohibir este tipo de discriminación en los lugares de trabajo. En el caso de las personas transgénero muchas veces afrontan una discriminación y violencia desproporcionadas. Cada 16 horas muere una persona transexual en el mundo. En muchos países, como es el caso de Bélgica, Bulgaria, República Checa, Finlandia, Grecia entre otros, las personas que desean cambiar de sexo legalmente deben esterilizarse. Sin embargo, en algunos países, como India, se está comenzando a reconocer a las personas con diferentes identidades sexuales y a concederles ciudadanía completa.

Hace algunos años, Lush trabajó junto a la organización All Out a nivel internacional, y con Fundación Iguales en Chile, en una campaña masiva para crear conciencia respecto a que ser gay era considerado un crimen en más de 70 países. De la mano, se creó el jabón AMOR con la leyenda #GayIsOK, buscando alcanzar una meta de 10 millones de publicaciones individuales con el #GayisOk, meta que se alcanzó en 24 horas, y con la venta del jabón se pudo apoyar con recursos a diferentes organicaciones LGTB+ alrededor del mundo. En Chile, se obtuvo una gran participación y la campaña fue muy visible, sin embargo, en algunos países donde Lush está presente, no se pudo realizar la campaña.

El jabón AMOR hubiese sido ilegal en varios países, al retratar la homosexualidad bajo un punto de vista positivo. Por ejemplo, si lo hubiésemos comercializado en Rusia, no habríamos podido evitar que lo vieran los menores de 18 años, por lo que hubiese sido ilegal de acuerdo con las duras leyes de propaganda anti-homosexualidad de este país.

Alrededor de 80 tiendas de todo el mundo no pudieron participar, debido a la legislación anti-homosexualidad de sus países.  El hecho de que un sencillo jabón pueda llegar a ser ilegal en algunos países tan solo porque lleva el mensaje #GayIsOK constituye un ejemplo práctico de la discriminación y falta de derechos que sufre la comunidad LGBTQ+.

En cuanto nos dimos cuenta de que el jabón AMOR era ilegal, nos quedamos pensando “¿Y si tu amor fuera ilegal?”…

Avances locales

Mirando el lado positivo, en Chile, hemos visto avances, como es la Ley antidiscriminación, que fue aprobada en julio de 2012, tras 7 años en tramitación, para instaurar un mecanismo judicial que permita restablecer eficazmente el imperio del derecho cuando se cometa un acto de discriminación. También en 2019, se promulga la Ley de Identidad de Género que permite a las personas trans adecuar sus documentos de identificación para que estén acordes con su identidad de género, al permitirles el cambio de su nombre y sexo registral.

También se dio un paso adelante en el reconocimiento de los derechos de la comunidad LGTBQ+, dentro de la ley de unión civil. Sin embargo, aún queda un largo camino por recorrer. De acuerdo a las últimas encuestas de opinión en el país realizadas por Fundación Iguales, el apoyo ciudadano al matrimonio igualitario ha ido en aumento durante los últimos años, llegando a alcanzar un 72%  de aprobación, con un 65% de aprobación a la adopción homoparental. Estas cifras de apoyo son alentadoras, para llegar a ser una sociedad encaminada a la igualdad. Ahora falta que esta ley se apruebe después de estar durante años en tramitación legislativa, manteniendo a muchas familias carentes de total protección y tranquilidad.

Tal como en toda sociedad, dentro de nuestra comunidad tenemos muchos miembros que son parte de la comunidad LGTBQ+, por eso queremos festejar en conjunto el mes del orgullo 2021, e invitarles a ser parte de nuestra campaña #LoveisLove con todo el #OrgulloLush y contarle a quienes aún tengan dudas, por qué el amor es amor. Si deseas participar activamente, visita la web y súmate a Fundación Iguales

¡Feliz mes del orgullo!

 

Datos y cifras fueron obtenidos del informe Homofobia de Estado 2020: Actualización del Panorama Global de la Legislación (Ginebra; ILGA, diciembre de 2020). Así como también de Fundación Iguales y la encuesta Cadem 2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *