Hay más razones para cuidar bien de tus manos de las que imaginas, sobre todo ahora que el lavado frecuente y las bajas temperaturas pueden afectar a las pieles más sensibles. Dales una buena hidratación… ¡Ellas hacen muchas cosas por ti! Descubre en este artículo cómo cuidar la piel de las manos y evitar tener las manos agrietadas.

Escribir a toda prisa para entregar un informe, cuidar de las plantas que hacen de nuestras casas un lugar mejor o hacer las tareas del hogar (que también hacen de nuestras casas un lugar mejor)… las manos rara vez descansan y lo cierto es que la piel en esta parte del cuerpo es muy delicada, porque a penas cuenta con glándulas sebáceas. Por eso, las palmas y los dedos necesitan que les prestemos un poco más de atención para superar el desgaste general de la rutina diaria.

Siempre recomendamos iniciar la rutina de manos con un lavado acabado ya sea con jabón en barra o gel de ducha, lo que prefieras está bien para mantener limpias a nuestras compañeras. Ideal para eliminar la piel y células muertas, complementar con una exfoliación, vierte un poco de exfoliante sobre tus palmas y haz movimientos circulares sobre ellas y entre tus dedos.

Puede ser difícil adquirir el hábito de tratar las manos con algo más de cuidado, pero una buena crema es el perfecto punto de partida. El alto contenido de mantecas de la crema de manos Handy Gurugu, que está cargada de manteca de karité, anacardos y almendras, la hace perfecta para aplicar por las noches. Para asegurar que tus uñas estén hidratadas y felices también puedes utilizar la crema para cutículas Lemony Flutter,  que tiene infusión de limón orgánico fresco y aceite de palta orgánico.

Las condiciones climáticas también pueden afectar a la piel, sobre todo a la de las manos. Usar guantes cuando hace frío, para que la piel retenga la humedad y se mantenga suave, es tan importante como utilizar protección solar cuando el sol es intenso en verano

Si tienes cinco minutos, un masaje de manos es una buena forma de cuidarlas. Utiliza una barrita de masaje o una crema de manos para trabajar las palmas, los dedos y las muñecas, enfocándote en los puntos de presión. Es la manera perfecta de relajarse y recrear un spa en casa.

La formadora de Spa Sophie-Rae Martin comparte unos consejos para realizar un masaje de manos: “Masajea el producto en la piel con movimientos reconfortantes, cubriendo la mayor superficie posible. Rodea con el pulgar suavemente la muñeca y masajea la parte externa e interna”.

“Usando el pulgar de nuevo, masajea con movimientos circulares la palma de la mano, centrándote en el músculo del pulgar. Este es un músculo tan sobrecargado de trabajo que es genial para aliviar cualquier tensión de la zona. Incluso puedes centrarte en un punto de presión relajante para intensificar los efectos del masaje: el borde del músculo, donde se une con el resto de la palma de la mano”.

“Masajea los dedos desde la base hasta las puntas y luego termina de trabajar cada dedo con un pequeño tirón, lentamente hacia arriba y luego saliendo del extremo de forma suave”, concluye Martin.

← Volver a todos los articulos
Articulos

Cuida tus manos del frío

Escribir a toda prisa para entregar un informe, cuidar de las plantas que hacen de nuestras casas un lugar mejor o hacer las tareas del hogar (que también hacen de nuestras casas un lugar mejor)… las manos rara vez descansan y lo cierto es que la piel en esta parte del cuerpo es muy delicada, porque a penas cuenta con glándulas sebáceas. Por eso, las palmas y los dedos necesitan que les prestemos un poco más de atención para superar el desgaste general de la rutina diaria.

Siempre recomendamos iniciar la rutina de manos con un lavado acabado ya sea con jabón en barra o gel de ducha, lo que prefieras está bien para mantener limpias a nuestras compañeras. Ideal para eliminar la piel y células muertas, complementar con una exfoliación, vierte un poco de exfoliante sobre tus palmas y haz movimientos circulares sobre ellas y entre tus dedos.

Puede ser difícil adquirir el hábito de tratar las manos con algo más de cuidado, pero una buena crema es el perfecto punto de partida. El alto contenido de mantecas de la crema de manos Handy Gurugu, que está cargada de manteca de karité, anacardos y almendras, la hace perfecta para aplicar por las noches. Para asegurar que tus uñas estén hidratadas y felices también puedes utilizar la crema para cutículas Lemony Flutter,  que tiene infusión de limón orgánico fresco y aceite de palta orgánico.

Las condiciones climáticas también pueden afectar a la piel, sobre todo a la de las manos. Usar guantes cuando hace frío, para que la piel retenga la humedad y se mantenga suave, es tan importante como utilizar protección solar cuando el sol es intenso en verano

Si tienes cinco minutos, un masaje de manos es una buena forma de cuidarlas. Utiliza una barrita de masaje o una crema de manos para trabajar las palmas, los dedos y las muñecas, enfocándote en los puntos de presión. Es la manera perfecta de relajarse y recrear un spa en casa.

La formadora de Spa Sophie-Rae Martin comparte unos consejos para realizar un masaje de manos: “Masajea el producto en la piel con movimientos reconfortantes, cubriendo la mayor superficie posible. Rodea con el pulgar suavemente la muñeca y masajea la parte externa e interna”.

“Usando el pulgar de nuevo, masajea con movimientos circulares la palma de la mano, centrándote en el músculo del pulgar. Este es un músculo tan sobrecargado de trabajo que es genial para aliviar cualquier tensión de la zona. Incluso puedes centrarte en un punto de presión relajante para intensificar los efectos del masaje: el borde del músculo, donde se une con el resto de la palma de la mano”.

“Masajea los dedos desde la base hasta las puntas y luego termina de trabajar cada dedo con un pequeño tirón, lentamente hacia arriba y luego saliendo del extremo de forma suave”, concluye Martin.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *